Planes originales para el puente que ya se acerca

Qué bien recordar que en España, antes de que lleguen las fiestas navideñas, y entre la vorágine de compras y preparativos festivos que parece  que nos afecta a todos desde este famoso Black Friday y el Día de Reyes, hay un período de vacaciones que parece que mucha gente aprovecha para descansar, antes de todo lo que nos espera unas semanas después. Sí amigos, me refiero al famoso puente festivo de la Constitución y la Inmaculada, dos grandes días en nuestro calendaría, ya no se sabe si por su significado, o porque a todos proporcionan unos días de asueto extra.

Como sea, todo el mundo se congratula de esto, pero sobre todo, todas aquellas empresas y servicios que tengan que ver con el ocio, y más concretamente, con los viajes. Parece que a todo el mundo se le ocurre celebrar estas fiestas haciendo una escapada a algún lado, y cuando te quieres dar cuenta, hay más gente viajando en estas fechas que en pleno agosto, con lo cual todo vuelve a masificarse de mala manera. ¿Dónde ha quedado eso de quedarse en casa y celebrar en familia? Hum, supongo que eso lo hemos dejado para los días navideños en exclusiva, cuando no queda más remedio que hacerlo, queramos o no.

Y yo no sé vosotros, pero este año, quiero planear con mi novia algo especial, lejos de maletas, colas interminables y rodeados de multitudes. Se me ocurrió el otro día, mientras veía un poco de porno gratis diario, una afición que ella sospecha pero que aún no tiene muy clara, aunque ¿acaso conocéis a alguien que no lo haga? La cuestión es que hace tiempo que mi chica y yo no tenemos unos días para nosotros solos, entre el trabajo y los estudios, y se me ocurrió que, lo mismo que disfrutaba a solas de un poco de pornografía, también podía hacerlo acompañado; de hecho, por un momento imaginé cómo sería estar viendo videos porno con ella en un lugar donde nadie nos molestara… y no tardé ni dos minutos en abrir una web para poner en marcha mi plan.

En realidad, fue la temática de uno de esos videos de maduras que estaba viendo lo que me inspiró; sí, ya sé que las maduritas que vemos en el cine x son tías buenas increíbles que siempre están dispuestas a echar un polvo, con maromos que siempre les responden en cualquier circunstancia… Buenos, mi novia y yo vivimos en la vida real, ella aún no puede considerar una madurita, aunque a viciosa no la gana mucha gente, y aunque no sea una mujer espectacular no te creas, también tiene lo suyo. Espero que en unos años más se convierta en una de esas milfs tan deseables y deseadas, y que para ese entonces no me convierta en un cornudo como les pasa a la gran mayoría de tipos en el porno online.

Pero en fin, me voy del tema. La mujer del video había planeado con su amante una escapada romántica a un paraje abandonado, en un chalet alejado de todos, con toda la intención de pasarse todo el tiempo follando. A mi, sin embargo, se me ocurrió todo lo contrario: alquilar una habitación de hotel en pleno centro de la ciudad, donde seguro no se iba a alojar nadie durante el puente. Y no me equivoqué, encontré múltiples opciones todas a mi disposición, la verdad es que lo difícil fue elegir el sitio; por eso mismo, creo que voy a acertar con todas las de la ley. Y por supuesto, la idea no es precisamente la de hacer turismo: que se vaya preparando mi chica, pues no vamos a salir de la habitación en los cinco días que duren estas fiestas; ya estoy preparando todo un arsenal de peliculas porno, y el plan va a ser emular y practicar todo lo que veamos en ellas, hasta caer destrozados y dormirnos sin remedio.

Sólo una persona sabe de estos planes, y es mi amigo más íntimo. El dice que debería tener cuidado, y no confiarme en que mi novia va a estar tan entusiasmada como yo con todo lo que voy a organizar, pero por suerte, él no la conoce. Puede que lo de ver porno no vaya a volverla loca de gusto, pero os aseguro que el de poder estar los dos tranquilos unos cuantos días y reservarlos para tener sexo como si no hubiera un mañana, eso le va a encantar sin duda. Lo otro lo iremos viendo, cierto que habrá que enmascararlo todo con un poco de romanticismo, pero seguro que al final encuentro la manera precisa de que ella se interese, lo tengo más que claro.

Si todo va como lo he planeado, os puedo asegurar que viviré la tortura de las Navidades con gusto, recordando estos días que espero sean maravillosos. Más parece un plan de San Valentín que de puente en diciembre, pero oye, si es un éxito, nada impide volver a repetirlo en un par de meses, ¿o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *